Panecillos de leche (sin mantequilla)

¡Buenas tardes!

Hoy os traigo una receta de panecillos de leche caseros sin mantequilla (con aceite de oliva), ideal para los almuerzos y meriendas de los peques y de los ya no tan peques 😉

La receta es una adaptación de la del blog “Más dulce que salado”, del que soy fiel seguidora. Solo hace falta un poco de paciencia porque es importante respetar los tiempos de fermentación, pero si los he podido hacer yo, que soy una impaciente, los podéis hacer cualquiera. El resultado es muy bueno. Comprobado.

RECETA PARA 6 PANECILLOS

INGREDIENTES

 

  1. Mezclamos en un vaso el agua con la leche tibia, el azúcar y la levadura. Disolvemos en el vaso la levadura, removiendo bien con una cucharilla (cuesta un poquito, pero se acaba disolviendo). Dejamos reposar la mezcla unos 10 minutos, para que se active la levadura.

    Dejamos reposar unos 10 minutos

    Sabemos que está activada porque veremos que se forma espuma en la superficie.

    Notad la espuma en la superficie de la mezcla, que indica que la levadura ya está activada.

  2. Echamos la harina (sin tamizar) en un bol con la sal. Mezclamos bien y hacemos un agujero en el centro (un volcán), en el que echamos una cucharada de aceite de oliva. 
  3. Incorporamos el agua con la levadura activada, junto con el huevo batido. Mezclamos con las manos en el bol. Cuando la masa adquiera consistencia suficiente, la pasamos a una superficie limpia, previamente enharinada, y la trabajamos bien (hacia delante y hacia atrás) sobre dicha superficie durante unos minutos, hasta lograr una bola de masa lisa.
  4. Enharinamos ligeramente la superficie de la bola y la volvemos a meter en un bol,

    Masa en el bol

    que taparemos con un trapo de cocina (si es un bol con tapa, aconsejo NO usar la tapa, sino el trapo de cocina igualmente, para que no se queden retenidos en el bol los gases que se forman durante la fermentación de la masa). Dejamos reposar 1 hora y media, a temperatura ambiente, en un lugar cálido, sin corrientes de aire.

    Bol cubierto con un trapo de cocina

  5. Transcurrido el tiempo, la masa habrá aumentado considerablemente su volumen:

    Ohhhhh… 🙂

    Cogemos la bola de masa y volvemos a pasar a la superficie limpia, previamente enharinada. Desgasificamos la masa, aplastándola con las manos suavemente sobre la superficie.

  6. Dividimos la masa en 6 partes iguales con las que haremos bolas que colocaremos sobre la bandeja del horno, que previamente habremos forrado con papel de horno. Pincelamos ligeramente con agua (con ayuda de un pincel de cocina) y, luego, cubrimos con papel film y dejamos reposar las bolas 40 minutos más. 
  7. Transcurrido el tiempo, retiramos el papel film, volvemos a pincelar las bolas con agua y espolvoreamos con semillas de sésamo (opcional) y horneamos en el horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos.

    Panecillo tostado, recién sacado del horno

  8. Dejaremos enfriar los panecillos sobre una rejilla.
 Et voilà!
¡Espero que os gusten! 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s