Magdalenas de limón y semillas de amapola

¡Buenos días!

Hoy os traigo una receta muy rica y original de magdalenas. Mi adaptación personal de un clásico bizcocho inglés, que descubrí recientemente gracias al blog de Bakemania 🙂 En mi adaptación he sustituido la mantequilla por aceite. Veis también que las magdalenas están morenitas, porque en lugar de azúcar blanco, he utilizado azúcar moreno de caña integral. De ahí el color. Vosotros podéis usar el que prefiráis, lógicamente. Esta vez no os pongo fotos del paso a paso porque realmente la receta es sencillísima de hacer y no entraña mayor complicación. La receta que os presento es para 7 magdalenas. Si queréis más, multiplicáis los ingredientes y punto. Así de sencillo 🙂

RECETA PARA 7 MAGDALENAS

  1. Precalentamos el horno a 175ºC
  2. Batimos (con la batidora de varillas) el huevo con el azúcar (que yo previamente he molido) durante un rato, hasta formar una mezcla espumosa.
  3. Incorporamos el aceite y la leche y batimos hasta formar una mezcla homogénea.
  4. Añadimos la ralladura del limón y las semillas de amapola. Mezclamos con la espátula hasta integrar.

    Estas son las semillas de amapola, que en este caso he comprado en la tienda Tiger

  5. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas (con un colador) y mezclamos nuevamente con la espátula hasta que la mezcla sea homogénea.
  6. Rellenamos las 7 cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona, para que no se desparrame la masa). ¡Recordad que las cápsulas no debemos llenarlas del todo!, porque luego las magdalenas crecen en el horno.
  7. Horneamos 18 minutos a 175º (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas, pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Estas magdalenas son muy ricas y esponjosas (según mi madre, las mejores que le he dado a probar). Una manera diferente y golosa de elaborar una receta tradicional 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s