Cookies a los dos chocolates (blanco y negro) con nueces

Son una cookies cargaditas de chocolate, que gustan tanto a los amantes del chocolate negro como a los del chocolate con leche, porque el chocolate blanco suaviza y dulcifica el sabor del negro.

Las podemos preparar todo a mano o con ayuda de un robot de cocina.

RECETA PARA 20 COOKIES

  1. Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar:

    Cubitos de mantequilla a temperatura ambiente.

    Mezcla de mantequilla y azúcar

  2. Añadimos el huevo y el extracto de vainilla y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. A continuación, incorporamos el bicarbonato, la sal y la harina. Esta última la incorporamos en dos tandas, y batimos cada una de las tandas hasta integrar.

    Añadimos la harina directamente, SIN tamizar

  4. Por último, troceamos las nueces y los dos chocolates en trocitos pequeños, los incorporamos a la mezcla anterior y batimos hasta integrar.

    Nueces y chocolate troceados

    Podéis usar chips de chocolate (más práctico) o chocolate troceado. Yo escojo la segunda opción porque así puedo usar el chocolate que quiero, que suele ser chocolate negro Lindt Postres 70% y chocolate blanco Lindt EXCELLENCE con Vainilla de Madagascar. 

  5. Refrigeramos media hora.
  6. Precalentamos el horno a 180ºC.
  7. Forramos la bandeja del horno con papel de horno y vamos poniendo bolas de masa de unos 30 g cada una.

    Ponemos las bolas bien separadas, porque las galletas crecen en el horno

    Aplastamos un poquito las bolas con la palma de la mano:

  8. Horneamos 10 minutos a 180ºC, calor arriba y abajo, SIN ventilador.

    Cookies recién sacadas del horno

    Una vez fuera del horno, con ayuda de una espátula plana y con mucho cuidado (porque cuando están calientes están muy blanditas y se rompen con facilidad), vamos depositando las cookies sobre una rejilla y las dejamos enfriar así.

La receta es una adaptación de la del blog de recetasconencanto.

Estas cookies están muy ricas y son perfectas para un bocado dulce o tentempié (que se lo digan a mi hermano, que se zampó varias del tirón en un ataque de gula!) 😀

 

Anuncios

Galletas de mantequilla

Hoy vamos a aprender a preparar unas deliciosas galletas de mantequilla con un toque de vainilla. Ideales para merendar, almorzar o lo que queráis 🙂

Las podemos preparar todo a mano o con ayuda de un robot de cocina.

  1. Batimos la mantequilla.

    Cubitos de mantequilla a temperatura ambiente. Batimos a velocidad 3 (de 10)

  2. Añadimos el azúcar glas TAMIZADO y seguimos batiendo hasta integrar.

    IMPORTANTE tamizar el AZÚCAR glas

  3. Añadimos la yema y el extracto de vainilla y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Por último, incorporamos la harina y batimos hasta integrar.

    Añadimos la harina directamente, SIN tamizar

    Este es el resultado final

  5. Ahora vamos a pasar esta masa a una superficie enharinadaY amasamos con las manos, con cariño, durante un buen rato. Amasaremos hasta obtener una masa elástica y que no se nos pegue en las manos. Si es necesario, vamos incorporando más harina a la superficie; ella (la masa) nos lo pedirá. En mi caso, he tenido que añadir harina varias veces a la superficie. Cuando podamos trabajar la masa sin que se nos pegue en las manos, estará lista. Es una masa grasa (no olvidéis que estamos haciendo galletas de mantequilla). Formamos una bola con ella.

    Mirad qué bola más maja 🙂

  6. Ahora pasamos la bola a un papel de horno (lo recortamos a la medida de la bandeja del horno) y la aplastamos con las manos cariñosamente (para que luego sea más fácil extenderla).

    Masa aplastada sobre papel de horno

    Ahora ponemos encima de la masa otro papel de horno y estiramos con ayuda de un rodillo de cocina.

    Estiramos la masa entre los dos papeles de horno, con ayuda del rodillo y con un poco de maña

    No hay que hacer una masa muy fina. Queremos que nuestras galletas tengan un grosor en torno a 4 mm, así que ese debe ser el grosor aproximado. Una vez estirada, al congelador (5 min; ¡NO más!). Entretanto, precalentamos el horno a 180ºC.

  7. Una vez transcurridos los 5 minutos, sacamos la masa del congelador. Quitamos el papel de horno de arriba y lo colocamos sobre la bandeja del horno. Con ayuda de un cortador, vamos cortando nuestras galletas y las vamos pasando a la bandeja del horno, sobre el papel que previamente habíamos colocado.

    Mi cortador de galletas mola mucho porque se pueden imprimir palabras con él sobre las galletas 😀

    Con el remanente de la masa volvemos a formar otra bola y procedemos de la misma forma (la estiramos, al congelador 5 min y luego cortamos más galletas). Así sucesivamente, hasta terminar la masa.

  8. Horneamos 7- 9 minutos a 180ºC (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por arriba), calor arriba y abajo, SIN ventilador. Dependiendo del grosor que les hayamos dado, se harán antes o después. En cuanto empecemos a notar que se tostan levemente en los bordes, es que están hechas y debemos sacarlas del horno. Las galletas deben quedar blanquitas, no tostadas. Una vez fuera del horno, con ayuda de una espátula plana y con mucho cuidado (porque cuando están calientes están muy blanditas y se rompen con facilidad), vamos depositando las galletas sobre una rejilla y las dejamos enfriar así.

Y ya tenemos nuestras galletas, listas para devorar 😀

Galletas de mantequilla, perfectas para acompañar un té Earl Grey o un Pakistaní con leche 🙂