Magdalenas de limón y semillas de amapola

¡Buenos días!

Hoy os traigo una receta muy rica y original de magdalenas. Mi adaptación personal de un clásico bizcocho inglés, que descubrí recientemente gracias al blog de Bakemania 🙂 En mi adaptación he sustituido la mantequilla por aceite. Veis también que las magdalenas están morenitas, porque en lugar de azúcar blanco, he utilizado azúcar moreno de caña integral. De ahí el color. Vosotros podéis usar el que prefiráis, lógicamente. Esta vez no os pongo fotos del paso a paso porque realmente la receta es sencillísima de hacer y no entraña mayor complicación. La receta que os presento es para 7 magdalenas. Si queréis más, multiplicáis los ingredientes y punto. Así de sencillo 🙂

RECETA PARA 7 MAGDALENAS

  1. Precalentamos el horno a 175ºC
  2. Batimos (con la batidora de varillas) el huevo con el azúcar (que yo previamente he molido) durante un rato, hasta formar una mezcla espumosa.
  3. Incorporamos el aceite y la leche y batimos hasta formar una mezcla homogénea.
  4. Añadimos la ralladura del limón y las semillas de amapola. Mezclamos con la espátula hasta integrar.

    Estas son las semillas de amapola, que en este caso he comprado en la tienda Tiger

  5. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas (con un colador) y mezclamos nuevamente con la espátula hasta que la mezcla sea homogénea.
  6. Rellenamos las 7 cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona, para que no se desparrame la masa). ¡Recordad que las cápsulas no debemos llenarlas del todo!, porque luego las magdalenas crecen en el horno.
  7. Horneamos 18 minutos a 175º (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas, pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Estas magdalenas son muy ricas y esponjosas (según mi madre, las mejores que le he dado a probar). Una manera diferente y golosa de elaborar una receta tradicional 🙂

Anuncios

Magdalenas (receta tradicional)

hechas - copia¡Buenas!

En esta ocasión os voy a enseñar una receta de magdalenas tradicional. Personalmente, prefiero las magdalenas de yogur de mi anterior entrada, pero con aquella receta salen un montón de magdalenas. Esta nueva receta me parece más práctica cuando no queréis hacer tantas magdalenas. He cometido algún pequeño fallo preparándolas. Aún así, han crecido relativamente bien y están ricas y esponjosas. Además, os voy a explicar bien todos los pasos (muy sencillo) para que a vosotros no os pase lo que a mí y os queden perfectas 🙂

INGREDIENTES PARA 8 MAGDALENAS:receta

En esta ocasión no he usado levadura Royal sino gasificante, que es lo que tradicionalmente usaban nuestras madres o abuelas para hacer subir o crecer las magdalenas. El mío lo compré en el hipermercado porque en el supermercado en el que habitualmente compro no lo tenían. Es éste:gaseificante

Dentro hay 8 sobres DOBLES:sobres

Como veis, cada sobre está formado, a su vez, por otros dos: uno blanco y uno azul.  Y aquí viene lo importante: la composición de cada sobre es DIFERENTE y se deben usar siempre los DOS juntos. De ahí que en la receta veáis lo de un sobre “doble” (blanco y azul).

Una vez explicado este pequeño pero a la vez crucial detalle, vamos allá con la receta:

  1. Precalentamos el horno a 175ºC
  2. Batimos el huevo con el azúcar, hasta formar una mezcla espumosa. Utilizamos para ello la batidora de dos varillas o, en mi caso, el nuevo robot de cocina que me han regalado recientemente mis amigas ( sí, supongo que este momento tenía que llegar tarde o temprano 😀 ). En este caso he usado azúcar moreno, porque se me había terminado el azúcar blanco. Tengo la manía de moler primero el azúcar en el molinillo, así que esta vez también lo he hecho.
  3. Incorporamos después la leche (yo uso leche semidesnatada sin lactosa, que probablemente no es la más adecuada, pero es la que bebemos en casa), el aceite y la ralladura de limón (como en ocasiones anteriores, aconsejo no escatimar con la ralladura, para que se note el sabor a limón). Batimos bien todo hasta incorporar.
  4. Tamizamos la harina y el gasificante y, después, los añadimos a la mezcla anterior. Batimos hasta formar una mezcla homogénea.
  5. Rellenamos las cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona para que no se desparrame la masa), no más de 3/4. Como la masa es muy líquida, como truco, yo la meto primero en una jarra y relleno los moldes con la jarra (si utilizo una cuchara, gotea constantemente y es un rollo…):
    echar en las cápsulas

    Las gotas del fondo son de antes de que se me ocurriera rellenar los moldes con la jarra 😀

    antes de hornear

  6. Horneamos 18 minutos a 175ºC (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla. otra

PD: Las habría hecho con azúcar blanco, pero ya os he dicho que he usado azúcar moreno porque el blanco se me había terminado. El dulzor final me ha gustado, pero debéis tener en cuenta que el azúcar moreno endulza menos que el blanco.

PD2: Por si a estas altura del post no lo habíais adivinado todavía: sí, únicamente utilicé uno de los dos sobres de gasificante, por no leer bien las instrucciones (soy un poco atolondrada; qué le vamos a hacer). En fin, tampoco me han quedado tan mal, después de todo, ¿no?… Vosotros sed formales y haced las cosas bien 😉

PD3: Esta receta se la dedico, con cariño, a mis amigas. Por regalarme ese magnífico robot, al que poco a poco espero ir aprendiendo a sacar provecho ♥

PD4: Estad atentos. Próximamente, más recetas deliciosas en el blog 🙂

Magdalenas de yogur

¿Os habéis preguntado alguna vez si la clásica receta de bizcocho de yogur se puede hacer en versión magdalena? Pues sí… y para muestra un botón:

1

Magdalenas de yogur

La receta que he utilizado es la del bizcocho de yogur de toda la vida. Lo que varía de la receta es el tiempo de horneado, fundamentalmente.

INGREDIENTES (PARA UNAS 23 MAGDALENAS)

ingredientes

  1. Precalentamos el horno a 175
  2. Batimos los huevos con el azúcar, el yogur, el aceite y la ralladura de limón (aconsejo no escatimar con la ralladura, para que nuestras magdalenas tengan ese toque rico a limón), para lo cual utilizo mi batidora de dos varillas.
  3. Tamizamos la harina y la levadura y los añadimos a la mezcla anterior. Batimos nuevamente, hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Rellenamos las cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona, para que no se desparrame la masa), no más de 3/4 o se os desbordará la masa (por si os sirve de orientación, con la receta que os he dado, a mí me han salido 23 magdalenas).
  5. Horneamos 18 minutos a 175º (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas, pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.
2

Ricas y esponjosas magdalenas de yogur (con sabor a limón) 🙂