Cookies a los dos chocolates (blanco y negro) con nueces

Son una cookies cargaditas de chocolate, que gustan tanto a los amantes del chocolate negro como a los del chocolate con leche, porque el chocolate blanco suaviza y dulcifica el sabor del negro.

Las podemos preparar todo a mano o con ayuda de un robot de cocina.

RECETA PARA 20 COOKIES

  1. Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar:

    Cubitos de mantequilla a temperatura ambiente.

    Mezcla de mantequilla y azúcar

  2. Añadimos el huevo y el extracto de vainilla y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. A continuación, incorporamos el bicarbonato, la sal y la harina. Esta última la incorporamos en dos tandas, y batimos cada una de las tandas hasta integrar.

    Añadimos la harina directamente, SIN tamizar

  4. Por último, troceamos las nueces y los dos chocolates en trocitos pequeños, los incorporamos a la mezcla anterior y batimos hasta integrar.

    Nueces y chocolate troceados

    Podéis usar chips de chocolate (más práctico) o chocolate troceado. Yo escojo la segunda opción porque así puedo usar el chocolate que quiero, que suele ser chocolate negro Lindt Postres 70% y chocolate blanco Lindt EXCELLENCE con Vainilla de Madagascar. 

  5. Refrigeramos media hora.
  6. Precalentamos el horno a 180ºC.
  7. Forramos la bandeja del horno con papel de horno y vamos poniendo bolas de masa de unos 30 g cada una.

    Ponemos las bolas bien separadas, porque las galletas crecen en el horno

    Aplastamos un poquito las bolas con la palma de la mano:

  8. Horneamos 10 minutos a 180ºC, calor arriba y abajo, SIN ventilador.

    Cookies recién sacadas del horno

    Una vez fuera del horno, con ayuda de una espátula plana y con mucho cuidado (porque cuando están calientes están muy blanditas y se rompen con facilidad), vamos depositando las cookies sobre una rejilla y las dejamos enfriar así.

La receta es una adaptación de la del blog de recetasconencanto.

Estas cookies están muy ricas y son perfectas para un bocado dulce o tentempié (que se lo digan a mi hermano, que se zampó varias del tirón en un ataque de gula!) 😀

 

Anuncios

Cupcakes de mantequilla de cacahuete y chocolate

¡Hola a todos!

Sí, soy yo otra vez. Vuestra “respostera habitual” 😉

¿Que cuándo me convertí en adicta a la mantequilla de cacahuete? Pues hace ya casi la friolera de 20 años, cuando me fui a aprender inglés un verano al otro lado del charco… a Florida, más concretamente. Ahí conviví con una familia típica americana y -OH, SÍ- y con sus botes de mantequilla de cacahuete… Ni sé cuántas tostadas de mantequilla de cacahuete con mermelada de frutos rojos me pude zampar en un mes… En fin, que afortunadamente para mi salud, la experiencia fue relativamente corta y al volver a casa me despedí, no sin amargo pesar, de mi adorada mantequilla de cacahuete (bye, bye…). Y he podido vivir sin ella durante todo este tiempo hasta que, hace escasos años, una señorita (bueno, ahora ya señora) y su pasión por la mantequilla de cacahuete irrumpieron con fuerza en mi vida:

alma

Uno de mis libros de Alma Obregón

La culpa fue de una compañera de trabajo que, a sabiendas de mi afición reposteril, me recomendó su blog… y esa fue mi perdición, literalmente 😀

Los cupcakes más brutales que he hecho fueron los de Snickers, que hice con una receta de Alma, tras alguna que otra adaptación personal (aquella receta tenía una cantidad desmesuradamente ingente de mantequilla de cacahuete y de snickers, para mi gusto, lógicamente)… En este libro que os he enseñado (en el que hay recetas fabulosas, por cierto) y que me regaló mi amiga invisible el año pasado sale otra versión de aquella receta, en la que sustituye el relleno de la magdalena por toffe casero. Y yo os voy a presentar, nuevamente, mi adaptación personal de esta nueva receta.

Estos cupcakes son una auténtica BOMBA (calórica, glucémica y de todo) pero son, a su vez, los cupcakes MÁS RICOS que he probado jamás. En mi caso, si empiezo uno, no puedo dejar de comerlo. Son totalmente adictivos. ¿Conocéis las cholatinas de snickers? Pues saben exactamente igual, ¡pero multiplicado por 10!. El frosting está de muerte. Y el relleno de toffe es la guinda de pastel. Si os gustan el chocolate y los cacahuetes/ mantequilla de cacahuete, debéis hacerlos, por favor.

RECETA PARA 6 CUPCAKES

Toffe

En primer lugar, prepararemos el toffe casero con el que rellenar nuestros cupcakes. Si no sabéis cómo hacerlo, os remito a la receta infalible de mi anterior post. Reservar.

Magdalenasingredientes magdalenas

  1. Precalentamos el horno a 175ºC
  2. Molemos el azúcar con el molinillo (este paso es opcional, pero yo lo hago siempre). Posteriormente, batimos el huevo con el azúcar, hasta formar una mezcla espumosa. Utilizamos para ello la batidora de dos varillas o el robot de cocina.
  3. Incorporamos después la nata, el extracto de vainilla y el aceite. Batimos bien todo hasta incorporar.
  4. Tamizamos en un bol aparte la harina, el cacao y el gasificante (fundamentalísimo que recordéis lo que os expliqué sobre el gasificante en mi última receta) y, después, los añadimos a la mezcla anterior. Batimos hasta formar una mezcla homogénea.
  5. Rellenamos las cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona para que no se desparrame la masa), no más de 3/4.antes - copia
  6. Horneamos 18 minutos a 175ºC (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

    magdalenas 3

    Cómo desearía que pudierais oler estas magdalenas… Mmmmmmm

Frostingingredientes frosting

  1. Fundimos el chocolate (el chocolate que yo uso es Lindt Postres 70%) en el microondas (yo lo caliento 2 minutos, a 640ºC, y luego lo remuevo bien con una cucharilla hasta que se termine de fundir bien). Reservar.
  2. Batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente) con el icing sugar tamizado, hasta obtener una mezcla suave, cremosa y homogénea. Para ello, deberemos batir durante un buen rato. Al principio, el proceso es especialmente peliagudo (hay que tener paciencia) y debemos cubrir el bol (yo lo cubro, como puedo, con la mano) para que no se llene la cocina de una nube de azúcar. Llegará un momento en el que la mezcla se torne cremosa. En ese instante, debemos seguir batiendo, a velocidad alta, hasta montar bien la mezcla y que adquiera una consistencia similar a la de la nata montada.
  3. Añadimos el chocolate (IMPORTANTE: cuando esté casi frío) a la mezcla anterior y batimos generosamente, durante al menos dos o tres minutos, hasta formar una suave y cremosa buttercream chocolateada.
  4. Por último, añadimos la mantequilla de cacahuete y seguimos batiendo durante aproximadamente un minuto hasta integrar muy bien.

    buttercream

    Éste es el frosting una vez terminado. ¿Tiene buena pinta o no?

Cuando las magdalenas estén frías (por favor, tened paciencia porque esto es muy importante), las descorazonamos y las rellenamos con el toffe casero (con una cucharilla y con cuidado; no creo que haga falta usar la manga pastelera para ello). Posteriormente, pondremos el frosting, esta vez sí, con ayuda de la manga pastelera. Como soy un desastre nato, nuevamente tuve problemillas técnicos a la hora de poner el frosting y me han quedado un poco cutres (para qué lo vamos a negar). Pero el sabor, ohh, el sabor… mmmmmmm

Absolutamente brutales…

Respecto a la conservación, mi consejo es que no los metáis en la nevera. porque se petrificará el frosting, literalmente. Creo que lo mejor es que los hagáis y los comáis en el día o al día siguiente.

PD: Nata, haz el favor de hacer estos cupcakes a Martín. Te lo ganarás por siempre jamás 😉

Me ha caído un brownie (marrón)

¡Hola!

No, no soy vuestra repostera habitual. El otro día hice un brownie que por azares del destino llegó a la dueña de este blog y oye, sin comerlo ni beberlo (bueno, vale, comerlo sí),¡aquí estoy! Me ofrecieron colaborar y voy a intentarlo ^^

Yo también empecé hace unos años a hacer cupcakes, pero no tengo mucha habilidad para hacer cosas “bonitas”, así que tras varios intentos ricos pero poco presentables, creo que de momento me quedo con los bizcochos grandes. Y cuanto más chocolate tengan, mejor.

Esta vez le ha tocado el turno al brownie. Normalmente suelo hacerlo con nueces o simplemente la masa de chocolate, ¡que tampoco es que necesite más para estar bueno! Pero el otro día mi madre compró unos arándanos rojos frescos que resultaban demasiado ácidos para comer crudos, y me dijo que hiciera algo con ellos. En la propia cajita de arándanos venía una receta de galletas, pero preferí hacer un bizcocho. Dudé un poco entre el típico bizcocho de yogur y el brownie, y al final la tableta de chocolate me miró con demasiada fuerza como para resistirme.

Es una receta muy fácil y rápida, se prepara en un momento y solo hay que tenerlo en el horno unos 25 – 30 minutos, así que es perfecto para un apuro. Aquí os dejo los ingredientes:

  • 3 huevos
  • 200 gr chocolate negro
  • 175 gr mantequilla
  • 220 gr azúcar
  • 130 gr harina
  • Extras: frutos secos, arándanos, frambuesas, galletas…

*Aclaraciones: para el chocolate yo suelo utilizar Nestlé postres, que viene en tabletas de 250 gr. Las primeras veces iba quitando esos 50 gramos sobrantes, pero luego nunca sabes qué hacer con ellos, así que podéis meterlos también en la receta, que queda igual de buena. Tema azúcar; va al gusto. Esta receta en principio lleva mucho más de lo que os he puesto ahí, pero me parece demasiado. Yo suelo poner unos 200 gr y es más que suficiente. Id jugando según vuestro gusto.

  1. Derretir la mantequilla y el chocolate en un cacito.
  2. Mezclar en un bol el azúcar con los huevos. Cuando esté bien mezclado añadir la harina.
  3. Añadir el chocolate (cuidado si está muy caliente al mezclarlo con los huevos, mejor esperar un poquito) y removerlo muy bien.
  4. Añadir los extras que hayamos elegido. En este caso, yo puse los arándanos rojos y fue todo un acierto.
  5. Poner la mezcla en un molde para que no quede muy alto. El tiempo de horno dependerá del tamaño del mismo. Para un molde en el que quepa toda la mezcla, serán unos 25 – 30 minutos con el horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo. Si ponéis moldes individuales, por ejemplo, con unos 15 minutos podría bastar.

Para comprobar que esté hecho es un poco más difícil que con un bizcocho normal, ya que éste tiene que quedar “crudito” por dentro para que no esté muy seco, y la aguja debería salir manchada incluso cuando hay que sacarlo.

El siguiente paso es contenerse hasta que se enfríe un poco y ser feliz mientras te lo comes 🙂

Espero haberme explicado bien y que os resulte fácil y tan rico como me parece a mí.

¡Un abrazo!

P.D. Lo siento por no tener fotos del paso a paso, que como fue a posteriori… Os dejo una del resultado final.brownie buena

CUPCAKES A LOS DOS CHOCOLATES (Negro y Blanco)

Cupcake de chocolate negro con frosting (buttercream) de chocolate blanco

No sé a vosotros, pero a mí la combinación del chocolate negro y el chocolate blanco me encanta. Por eso, no podían faltar aquí unos cupcakes a los dos chocolates (negro y blanco). En este caso, las magdalenas son de chocolate negro y el frosting o buttercream de chocolate blanco.

Estos pobres cupcakes de chocolate son los injustamente relegados de la casa porque los de GUINNESS acaparan todo el protagonismo. Y digo “injustamente” porque se trata de unos cupcakes riquísimos. Así que, si os gusta el chocolate, como a servidora, tenéis que probar estos cupcakes… y luego me contáis 😉

La receta de las magdalenas es una adaptación de una de Victoria’s Cakes y la del frosting de mi admirada Alma Obregón.

RECETA PARA 12 CUPCAKES A LOS DOS CHOCOLATES 

  1. Precalentamos el horno a 175º
  2. Fundimos el chocolate negro (el chocolate que yo uso, porque lo adoro, es Lindt Postres 70%) en el microondas (yo lo caliento 1 minuto y medio, a 640ºC, y luego lo remuevo bien con una cucharilla hasta que se termine de fundir bien). Reservar.
  3. Preparamos un café intenso pequeñito (10 ml). Reservar.
  4. Batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente) con el azúcar, hasta obtener una mezcla cremosa y homogénea.

    Lo que se ve en la foto es la mantequilla (a punto pomada) y el azúcar moreno, que previamente he molido con un molinillo

    Para ello, deberemos batir durante un buen rato. Al principio, el proceso es especialmente peliagudo (hay que tener paciencia) y debemos cubrir el bol (yo lo cubro, como puedo, con la mano) para que no se llene la cocina de una nube de azúcar. Llegará un momento en el que la mezcla se torne cremosa. En ese instante, debemos seguir batiendo, a velocidad alta, hasta montar bien la mezcla

    manteq más az mezcla

    Mezcla cremosa y homogénea

  5. Vamos añadiendo los huevos, de uno en uno, y batiendo hasta incorporarlos a la mezcla anterior.con huevo
  6. Añadimos a la mezcla anterior el chocolate fundido, mientras batimos para integrarlo bien:con choco
  7. Una vez integrado el chocolate, añadimos el café y batimos para incorporarlo bien:con cafeNOTA: el café no es para dar sabor a café sino para realzar el sabor del chocolate.
  8. Añadimos la harina, la levadura y el bicarbonato tamizados a la mezcla anterior y batimos a velocidad baja, hasta formar una mezcla homogéneahar
  9. Por último, añadimos la pizquita de sal (¡debe ser muy pequeñita, para que nuestros cupcakes no queden salados!)
  10. Rellenamos las cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona, para que no se desparrame la masa), no más de 3/4.capsulas
  11. Horneamos 18 minutos a 175º (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas, pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.
    magdalenas

    Mis cápsulas de papel (marca Wilton) han quedado grasientas 😦

     

 

  1. Fundimos el chocolate blanco (para esta receta he usado chocolate blanco Lindt EXCELLENCE con Vainilla de Madagascar que compré en la tienda de Lindt de París pensando, precisamente, en esta receta) en el microondas (yo lo caliento 1 minuto, a 640ºC, y luego lo remuevo bien con una cucharilla hasta que se termine de fundir bien). Reservar.
  2. Batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente) con el icing sugar tamizado, hasta obtener una mezcla suave, cremosa y homogénea.
    frosting

    La mantequilla debe estar a “punto pomada” para no eternizarnos batiendo hasta alcanzar la textura deseada

    Para ello, deberemos batir durante un buen rato. Al principio, el proceso es especialmente peliagudo (hay que tener paciencia) y debemos cubrir el bol (yo lo cubro, como puedo, con la mano) para que no se llene la cocina de una nube de azúcar. Llegará un momento en el que la mezcla se torne cremosa. En ese instante, debemos seguir batiendo, a velocidad alta, hasta montar bien la mezcla:

    frosting 2

    La buttercream bien montada adquiere una textura cremosa y suave, como de nata montada

  3. Añadimos el chocolate blanco (IMPORTANTE: cuando esté casi frío) a la mezcla anteriorfrosting 3 chocoy la vainilla y batimos generosamente, hasta formar una deliciosa buttercream chocolateada:
    frosting terminado

    Exquisita buttercream de chocolate blanco con notas de vainilla

    Para poner el frosting en los cupcakes hay que esperar a que se enfríen las magdalenas primero (punto muy importante).

     

    cupcake choco

    Rosetón del cupcake hecho con la boquilla 1M Wilton

Como el frosting de estos cupcakes no lleva nata ni queso, se pueden conservar fuera de la nevera. Si los conserváis en la nevera, aconsejo sacarlos un rato antes de su consumo para que se templen, porque sino estarán fríos y duros y no sabrán igual de ricos.

EpílogoEstos cupcakes de chocolate arrancaron una enorme sonrisa e hicieron gozar de alegría a la pequeña Adriana, hija de una compañera mía, que me felicitó y me dio las gracias efusivamente por ello (sacándome, de paso, los colores…). Son precisamente esos pequeños detalles los que hacen que merezca la pena el esfuerzo invertido en prepararlos :)))

CUPCAKES DE GUINNESS

cupcake guinnessDesde el primer momento, tuve muy claro que quería que ésta fuera la receta que inaugurara el blog. No sólo por el color casi negro de las magdalenas, que hace honor al nombre del mismo, sino porque estos cupcakes son absolutamente espectaculares. Es la receta que más veces he hecho, con mucha diferencia. No por vicio (bueno, puede que un poco también por eso), sino porque los que los han probado alguna vez me los reclaman. Algo tienen estos cupcakes que los hace especiales. Quiero incidir en que no saben a cerveza, sino a chocolate, con un toque muy particular. Siempre que los he hecho, han triunfado. En serio, tenéis que hacerlos.

La primera vez que oí hablar de esta receta fue en su versión tarta, a través de isasaweis. Inmediatamente, supe que tenía que hacerla. Y, efectivamente, la hice y la tarta triunfó… así que me pregunté a mí misma: “¿será posible hacer esta receta en versión cupcake?” y sí, lo era 😀 La receta la saqué de cocinillas.es y a partir de ahí he ido haciendo pequeñas modificaciones.

Vamos allá…

RECETA PARA 18 CUPCAKES DE GUINNESS 

 

  1. En un cazo, calentamos la cerveza Guinness a fuego lento junto con la mantequilla hasta que ésta se derrita.

    Remuevo con una cuchara de madera en el proceso

    Retiramos del fuego y dejamos enfriar.mezcla guinness

  2. Precalentamos el horno a 175º
  3. En un bol, tamizamos juntos la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato.ingredientes secos Mezclar y reservar.
  4. En otro bol, batimos el huevo con el azúcar, hasta formar una mezcla espumosa. Yo utilizo siempre azúcar moreno que, para mi gusto, les da el punto de dulzor perfecto a las magdalenas (quedan relativamente poco dulces, lo que luego se compensa con el dulzor del frosting).

    Lo que se ve en la foto es el azúcar moreno, que previamente he molido con un molinillo

    azúcar con huevo batido

    Mezcla espumosa del huevo batido con el azúcar

    A continuación, añadimos la nata líquida y el extracto de vainilla y batimos hasta integrar. Después, añadimos la mezcla de la cerveza y la mantequilla y vamos batiendo (mejor a mano, con unas varillas, porque la mezcla es muy líquida y con las varillas eléctricas salpica mucho), hasta obtener una mezcla homogénea: con nata

  5. Ahora, vamos incorporando los ingredientes secos (la mezcla de la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato), en varias tandas (no de golpe), a la mezcla anterior, batiendo hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
    añadir ingredientes secos

    Continúo batiendo a mano, con unas varillas, para incorporar los ingredientes secos.

    Nos quedará una masa bastante más líquida que otras masas de bizcocho para cupcakes.

    mezcla chocolate

    Masa chocolateada deliciosa

  6. Rellenamos las cápsulas (yo utilizo cápsulas de papel, que introduzco dentro de cápsulas de silicona, para que no se desparrame la masa) NO MÁS DE 2/3. Esto es importante porque estas magdalenas CRECEN MUCHO en el horno y si te pasas llenando las cápsulas, se desbordarán (lo digo por experiencia…).

    cápsulas

    Tengo tendencia a pasarme llenando las cápsulas…

  7. Horneamos 18 minutos a 175º (yo pongo la bandeja del horno en la segunda balda empezando por abajo), calor arriba y abajo, sin ventilador. Antes de sacar las magdalenas, pinchamos con un palillo. Si no sale limpio, las dejamos 2 minutos más (transcurridos esos 2 minutos, volveríamos a comprobar con el palillo y así sucesivamente). Una vez que el palillo salga limpio, las sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos sobre la bandeja del horno y, a continuación, sacamos las magdalenas de las cápsulas de silicona y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

    magdalenas

    Magdalenas de Guinness con chocolate 🙂

  1. Montamos la nata.
    nata sin montar

    Para montar la nata utilizo la batidora de una varilla y un recipiente alto y estrecho para que no salpique toda la cocina

    Para ello, es importante que la nata esté muy fría, recién sacada de la nevera. ¡NO se debe batir en exceso la nata!, porque se cortará.

    nata montada

    Una vez que vemos que la nata está montada, debemos DEJAR de batir.

    La receta está pensada para usar nata líquida, así que debéis tener en cuenta que si utilizáis nata montada comprada, como ya lleva azúcar incorporada, deberéis añadir menos azúcar a la receta.

  2. Tamizamos el icing sugar.icing sugar En un bol, mezclamos este último con el queso, con ayuda de una lengua pastelera o espátula, hasta obtener una mezcla homogénea.icing sugar con queso

    mezcla queso y azúcar

    Mezcla cremosa de icing sugar y queso

  3. Por último, mezclamos la nata montada con la mezcla anterior, utilizando la espátula y mezclando con movimientos envolventes, para que no se baje la nata.
    frosting completo

    Mezclamos el frosting con movimientos envolventes, para que no se baje la nata

    ¡Este frosting está de rechupete!

Para poner el frosting en los cupcakes hay que esperar a que se enfríen las magdalenas primero (punto muy importante).

¡Que aproveche!guinness final 2

NOTA: Estos cupcakes yo los suelo hacer el día anterior a su consumo, para que se asienten e integren bien los sabores. Como el frosting está hecho con nata y queso, se deben conservar en la nevera. Aconsejo sacarlos un rato antes de su consumo para que se templen un poquito, porque el frosting recién sacado de la nevera está duro.